jueves, 3 de diciembre de 2009

Google abandona Gears en favor de HTML 5

Google Gears ha servido como una herramienta intermedia que permite a los usuarios acceder a los servicios Google como si se tratara de una aplicación más instalada en el ordenador. Sin embargo, la aparición de HTML 5 y su enorme potencial para controlar aplicaciones web en modo offline ha hecho que Gears se convierta en algo innecesario. De esta forma, en Google han decidido hacer la transición de Gears a HTML 5 en forma progresiva, y además de obtener las mejoras que ofrece el protocolo, evitan varios problemas de compatibilidad relacionados con plataformas Mac y Linux.

Quienes tengan instalado a Google Chrome ya cuentan con una copia de Gears disponible. Al mismo tiempo, también es posible utilizar Gears en navegadores como Firefox, pero el resultado sigue siendo el mismo: Permitir a los usuarios acceder a los servicios que ofrece Google de forma local, sin necesidad de una conexión a Internet. He utilizado a Gears durante un buen tiempo, tanto en Chrome como en Firefox, y debo reconocer que no he encontrado ningún detalle para criticar. No es algo descabellado imaginar que Gears hubiera tenido una vida mucho más prolongada si HTML 5 nunca hubiera salido a la luz, pero con el nuevo protocolo siendo ampliamente adoptado por Google, la existencia de Gears ya no es relevante.

Google Gears le dejará su lugar a HTML 5
Google Gears le dejará su lugar a HTML 5

De acuerdo a los anuncios que ha hecho Google al respecto, muchos de los involucrados en el desarrollo de Gears también han participado de forma activa en HTML 5, integrando muchas de las virtudes de Gears al nuevo protocolo. De hecho, en Google consideran a HTML 5 como la "versión 2" de Gears, lo cual no es de extrañar teniendo en cuenta los puntos que tienen en común. Además de las capacidades offline y la posibilidad de prescindir de extensiones multimedia hechas por terceros para reproducir audio y vídeo (léase Flash), HTML 5 también se presenta como una plataforma universal definitiva, ya que su ejecución no está atada al sistema operativo, sino al navegador. Gears poseía varias restricciones, como por ejemplo su incompatibilidad con Safari 4 y Snow Leopard. Algo similar sucede en sistemas basados en Linux. La versión de Chrome para Linux se mueve un poco más lenta de lo previsto, y el adoptar a HTML 5 de forma definitiva debería evitar el detalle de desarrollar una versión de Gears exclusiva para Linux.

Si bien esto es el final del camino para Gears, su salida permitirá concentrar aún más recursos en la hoja de ruta de HTML 5. Google ha apostado muy fuerte en el protocolo, y su desarrollo se volverá crítico ya que Chrome OS dependerá de él enormemente. Aunque me guardo una pequeña reserva para ver cómo se desacoplará Google Chrome de Gears, la movida es lógica, y se encuentra en línea con las últimas decisiones de Google. La intensificación de proyectos y aplicaciones basados en la nube necesitarán como nunca deHTML 5, y de la compatibilidad de todos los navegadores web disponibles. Google Gearsha sabido cumplir con su deber, pero al mismo tiempo representa una de las cosas que se busca eliminar, y es la dependencia sobre extensiones. Apenas una razón más para dejarlo ir, pero no con tristeza, sino con satisfacción por lo que ha sabido aportar a la navegación web de hoy.